Mi mujer y su primer amante, mi primer cuerno

Leer confesiones de sexo, confesión erótico, leer historias enest sexo, confesar Enviar a admitir, leer historias de sexo Relatos Eroticos, Relatos Porno | Infieles | Amor Filial | Jovencitas | Intercambios | Maduras. Relatos de Sexo Gratis | Cuentos Eroticos | Relatos Porno Gratis | Cornudos | Morbocornudos.

Perforaciones CumLouder

Mi mujer y su novio.
Una vez, allá por el 2009 tuvimos una de las más fuertes peleas con mi esposa. En ese entonces viviamos en un departamento en el segundo piso de un edificio en un barrio en Asunción. Ah, soy de Paraguay. Laura tenía entonces 26 años. Sigue siendo preciosa a pesar de haber tenido ya tres hijos. Es una delicia de mujer. Pechos bien sabrosos. Unos pesones que cuando está caliente se ponen rojos y duros. Su boca es lo más rico.
Esto que les cuento es pura verdad. Y debo confesarles que es una escena en nuestras vidas que me calienta demasiado. Cada vez que estamos cogiendo le pido que me la cuente porque me excita muchisimo imaginarmela cogiendo con otro. Y le pido detalles de ese momento.
Bueno, les decía que nos peleamos. Yo me fui de la casa. Volví a casa de mis papás. Ella se quedó sola en nuestro departamento.
Trabajaba entonces en una tienda de ropas como administradora y tenía buen pasar, le pagaban bien. Es de hecho una mijer muy inteligente.
El caso es que había un hombre, llamado Osbaldo que la andaba piropeando (así decimos cuando un hombre dice cosas lindas a una mujer con intenciones de seducirla), y a ella eso le gustaba mucho, somo a toda mujer. Bueno este Osbaldo insistía e insistia. Tenia un lindo auto, un mercedes benz color azúl. Un día Laura, en una de esas fechas donde las ganas de coger, que se da cuando ella está ovulando, el la invitó para llevarla hasta su casa. Ella aceptó y por el camino ocurrió lo que ocurrió.
Laura usaba bellas prendas interiores. Era algo que a mi me encantaba y fuimos armando un ajuar de preciosas ropas inetriores. Ese día ella tenía una de encajes color blanco, con el que se podían ver sus bellos píbicos bien recortados. No se los pelaba, hasta ahora. El pesón también era algo realmente bien visible con esa ropa. Que yo le había regalado.
Van camino a su departamento y ya en el camino charlan de cosas vanales, de la vida de ella, le cuenta que estaba casada, pero separada en ese momento porque el idiota de su marido había hecho unas cosas que no le gustaron (salió con una amiga de antes) y estaba cansada de ser maltratada. Uf, habra pensado Osbaldo, es mi momento. Y se lanzó directamente.
La invitó a tomar un trago y ella aceptó. Directamente la llevó a un motel. Si una mujer te acepta eso, significa que tiene ganas.
Fueron directo a un reservado (así llamamos aca a los moteles). Nada más entraron el la toma por detrás de la cabeza y le estampa un beso en la boca. Ella no lo resiste y se abandona. Siente la lengua de Osbaldo buscando la suya, abre la boca y comienza un intenso beso. Ella sintío que el la besaba apasionadamente, ella de hecho estaba apasionada, caliente. Se besaron y el comenzó a tocarla por encima de la ropa. Ella estaba totalmente entregada. Decidida a dejarse hacer todo. El lo sabía.
La besó detras de la oreja, le apretaba las nalgas, por la pared en el motel, ambos aun con toda la ropa puesta.
Laura estaba caliente. Sentia ese calor y ganas de coger.
Entonces el se separa de ella y comienza a desprenderle los botones de la blusa. Uno a uno. Lentamente. Le saca la blusa y queda con el corpiño blanco que le daba un aire de mujer pura. Aunque se estaba portando como una total hembra en celo.
Laura atrae hacia ella a Osbaldo y le estampa otro beso y comienza a bajar por el cuello y le desprende su camisa. Ella ahora era la que tenía el control. Tenía un perfume muy rico, a macho. Eso me lo dijo, e hizo que yo también comenzara a usar mucho perfume. Le desprende la camisa y comienza a besarle las tetillas mordisqueandole suavemente.
El trata de sacarle el corpiño y ella de repente siente como cierto halo de verguenza. No le deja. El no se detiene y comienza a sobarle las nalgas, levanta su pollera y le toca directamente el trasero. Ahhh. solo pensarlo otra vez me pone duro el pene.
Entonces el desprende su cinto y se baja el pantalón. Tenía la pija dura y grande. Según laura la más grande que hasta ahora tuvo. Luego que volvimos nunca más cogió con otro hombre (eso me dice y le creo).
Ya el con la pija fuera del pantalón y bien dura, le baja bruscamente la tanga hasta el piso y sin mediar palabra la levanta por la pared y se coloca en medio de ella. Directamente la penetra hasta el fondo. Sin usar preservativos ni nada. Le coge por la pared. Ella lo abraza con las piernas por la cintura y comienza a entrar y salir de ella. Estaban calientes y muy unidos.
Están así un par de minutos. Luego el la toma y se la lleva a la cama donde la tumba boca arriba y se la coge. Entra y sale de ella. Comienza a jadear ahhh ahhh ahhh. Entonces el le dice. Que idiota tu marido. lo que se pierde. y la sigue cogiendo. Ella me cuenta estas cosas siempre que le pido y siempre me hace acabar más rápido.
Ella lo toma de las nalgas y lo estira como queriendo que entre más al fondo. Luego se da vuelta, ella sobre el. Es la forma en que mejor goza ella. Se sienta sobre la pija de osbaldo y comienza a cabalgarlo, se besan. se lamen la lengua, el le toca el culo con un dedo. Eso no le gusta pero en esa ocasión se dejó hacer.
Sin sacarse el corpiño se da cuenta que esta por gozar sobre el. El siente que ella aumenta el ritmo y le aprieta las nalgas abriendole los cachetes.
Escucha que le dice. Voy a gozar en tu concha. Ya no aguanto. Ella le dice, mojame, mojame, mojame toda.
Entonces explotan juntos. Ella arquea la espalda hacia atrás y entra en un estado de éxtasis total.
El se derrama en ella y lo disfruta.
Quedan así un buen rato. Sin moverse. Laura se da cuenta que el semen de su concha comienza a salirse. Entonces se levanta y camina hacia el baño. Se mira al espejo y siente que hizo bien. Mira entre sus piernas y ve el semen de su macho que se escurre por sus muslos. Se toca y lo huele. Le gusta.
Recien allí se saca el corpiño, ee toma un baño y al rato entra Osbaldo junto a ella. Se dan una ducha y se visten
La lleva hasta su departemento, nuestro departamento. Alli tambien cogieron en otra oportunidad, pero eso se los contaré luego.
Espero les guste mi forma de escribir. Es realmente agradable contar lo que hizo. Ella me lo contó y me lo sigue contando. Me gusta demasiado. Una gran fantasia es verla cogiendo y chupando una pija. Pero es solo eso, una fantasía.
Espero me digan que les pareció. Así me atrevo a escribir más.
Desde Asunción – Paraguay

Bir Cevap Yazın

Aşağıya bilgilerinizi girin veya oturum açmak için bir simgeye tıklayın:

WordPress.com Logosu

WordPress.com hesabınızı kullanarak yorum yapıyorsunuz. Log Out / Değiştir )

Twitter resmi

Twitter hesabınızı kullanarak yorum yapıyorsunuz. Log Out / Değiştir )

Facebook fotoğrafı

Facebook hesabınızı kullanarak yorum yapıyorsunuz. Log Out / Değiştir )

Google+ fotoğrafı

Google+ hesabınızı kullanarak yorum yapıyorsunuz. Log Out / Değiştir )

Connecting to %s