Relatos eróticos Marqueze. El Sexo que te gusta leer

Leer confesiones de sexo, confesión erótico, leer historias enest sexo, confesar Enviar a admitir, leer historias de sexo

Mi Sobrina

Hola me llamo Carlos, tengo 35 años, soy el menor de 4 hermanos,  todos casados, mi hermana mayor tiene dos hijos un niño y una niña de 17 y 18 respectivamente, los dos son muy atléticos y delgados, ella Camila es preciosa de esas chicas con cara de muñeca rubia preciosa, por ser la sobrina mayor es muy regalona de todos sobre todo de mi, jugamos y nos reímos como si fuéramos amigos, siempre que quiere algo si sus padres no se lo dan acude a mi, y generalmente lo complazco aunque mi cuñado suele reñirme, la tienes mal acostumbrada y no podremos disciplinarla, bueno le digo siempre no lo volveré a hacer, la cosa es que un dia que estábamos todos en casa de uno de mis hermanos la veo que viene muy coqueta hacia mi, al llegar a mi lado sin rodeos le digo:

–       No reina me han prohibido darte más caprichos.

–       Tito no seas tonto que no puedo acercarme a ti sin querer nada.

–       La experiencia dice que seria muy raro.

–       ah mi tito preferido.

Me abrazo y dio un beso en la mejilla, se fue a compartir con sus primos, y yo continúe disfrutando de la barbacoa.  A cosa de un mes me llama al móvil y me dice que necesita conversar conmigo, a lo que le contesto que si es para que le compre algo que sus padres no quieren yo tampoco lo hare, que ya me han regañado mucho por su culpa, ella se rie y me dice que no, pero como soy su tito favorito quiere preguntarme algo. Bueno le digo ve a mi apto. Si no he llegado que me espere, que tratare de llegar temprano pero que me estaba arruinando un ligue. Cuando llegue ya estaba ahí, no les había contado ella tiene llaves de mi apto. Nadie lo sabe y debe avisarme siempre que va a ir.  Eso desde que un llego por sorpresa y yo estaba dándole a una novieta en el salón y cuando entro yo la tenia a cuatro patas en la alfombra. Buena cosa es que estaba ahí con vaqueros y una camiseta deportiva que creo que yo había pagado. Al verme se sonríe, se levanta me abraza y besa en la mejilla, me lleva de la mano al sillón y me indica que me siente a su lado, me sonríe.

–       Bueno niña que pasa.

–       Tito, la verdad es estoy metida en un lio gordo.

–       No será para tanto, en que lio estará metida una niña de 18 años.

–       Si esta vez es en serio, mira es que hace unas semanas salimos con unas amigas y veras es que nos llevamos el coche del padre de una de ellas y íbamos conduciendo un rato cada una.

–       Pero eso no tiene nada de malo, salvo que tú no tienes carne de conducir, que hay que pagar alguna multa.

–       La verdad es que es mas complicado, cuando estabamos de compras una de mis amigas lo cogió y tuvo un accidente aunque a ella no le paso nada el coche quedo bastante estropeado, y ese es el problema que debemos pagar la reparación entre todas.

–       Uf, niña esta vez si que las has cagado bien. Tu padre te matara o te tendrá encerrada hasta que seas una viejita.

–       Por eso te llamo a ti, papa todavía no sabe nada, la verdad es que yo esperaba que tu me ayudaras.

–       Joder niña.

–       Tito por favor te prometo que después de esto no te volveré a pedir nada.

–       No se camila, esto es muy serio, debería tener un escarmiento, pero por saber de cuanto estamos hablando.

–       Dice  mi amiga que lo llevo al taller que unos doce mil euros entre cinco, unos 2.400 euros cada una.

–       Camila que  coche llevaban. Por ese dinero le  compramos uno nuevo.

–       Un mercedes que cuesta unos 110.00 euros.

–       Uf. Vaya no podían, que cagada y de donde crees que yo sacare ese dinero.

–       Vamos tito, no seas malo.

Después de eso nos quedamos un rato en silencio ella se acerco a mi y comenzó a jugar  con mi oreja como lo hacia cuando era niña,  me soplaba y me daba besitos a veces me metia la lengua y me habla suavecito en el oído diciéndome tito y no seas malo que yo soy tu sobrina favorita, yo le contestaba vamos dejalo que ya no tiene gracia, asi que paso mi brazo derecho sobre su cabeza y la abrazo, comienzo a acariciar su cara ella seguía jugando me pasaba la mano por el torso con dos dedos como si fueran caminando, por un momento me deje llevar olvidando que era mi sobrina y sin darme cuenta estaba con una ereccion dura,  cuando me doy cuenta estaba pasándome la palma de la mano por encima del paquete, reacciono poniéndome de pie rápidamente.

–       Camila perdona, por un momento de relajación olvide que eras tú.

Ella se pone de pie frente a mí, me coloca un dedo en la boca como para hacer silencio.

–       Tranquilo tito, no seas tonto que yo se lo les gusta a los hombres.

–       Camila que dices.

–       No tito dejame, para que veas que realmente necesito tu ayuda.

Quede totalmente cortado y mientras ella se acerca me da un piquito en la boca, mientras con las manos me soba el paquete y comienza a bajarme la cremallera, yo estaba paralizado, cuando libera mi polla con  la mano, la soba con delicadeza me vuelve a dar un piquito en la boca, se pone de rodillas con una mano se toma el pelo me mira a los ojos saca la lengua y la pasa por cabeza lentamente y poco a poco se la mete en la voca, me hace una mamada delicada pero apasionada la metia entera en la boca la sacaba y le pasaba la lengua y volvia  meterla entera pero no dejaba de mirame a los ojos, yo ya no podía controlarme asi que la tome de la cabeza y comienzo a darle como a mi me gusta me movia como si la estuviera follando por la boca, no hacia nada por rechazarla asi hasta que me viene se lo digo pero ella continuo hasta que no pude aguantar mas y acabe llenándole su boquita, ella tragaba todo lo que podía pero igual le salía lgo por la comisura de los labios, y sigui asi hasta que no me quedaba nada mas, se pone de pie con la mano saca lo que tenia en los labios y se lo come también.

–       No te preocupes tito, soy virgen todavía pero esto lo se hacer. Y yo también quería hacerlo.

–       Camila no pretenderás que por esto te pague la reparación del coche, mira que seria la mamada mas cara del mundo.

–       Tito no seas tonto, puedo volver a hacerlo cuando quieras.

Después de eso, se fue a los pocos días sin que nadie se diera cuenta le di un talon por 2.500 euros diciéndole que los 100 restantes eran para ella que los gastara sin que se notara, ya que su padre esta muy pendiente. Varias veces después al llevarla en coche me hacia una mamada, Unos 6 meses después, estando en cena familiar salgo al patio a fumar, ya que el dueño de casa mi uno de mis hermanos era muy estricto en que no se podía fumar dentro de la casa, asi que estaba en el patio trasero dándole la espalda a la casa junto a un árbol fumando plácidamente cuando llega por el otro lado, hace señas para que ni diga nada venia con algo en las manos al llegar veo que es un cojin, lo pone a mis pies y se arrodilla saca mi polla y comienza con el ritual de la mamada, yo tranquilamente con el cigarrillo en una mano y con la otra sujetaba su cabeza follandole la boca, estaba en eso cuando se asoma mi hermano y me grita ya carlos deja el vicio que serviremos el postre, le hago una seña con la mano donde tenia el cigarrillo, este vuelve dentro, tiro la colilla y le tomo la cabeza con las dos manos y le sigo follado su boquita hasta llenársela de lechita, como siempre no me deja ni una gota. Me arreglo la ropa y vuelvo a la casa donde me sirven el postre, en un momento aparece ella, desde otro lado de la casa, y mi hermano le dice.

–       Tu camila comeras postre?.

–       No tito yo ya he comido mi postre.

Asi seguimos como si no hubiera pasado nada hasta que llego la hora de la despedida, ella como solia hacer me acompaña al coche tomada de mi brazo al llegar a este me mira y me dice.

–       Gracias por el postre, si te digo haciendo este trabajo pronto me ganare un coche no crees.

–       No mi niña, ni lo pienses, para un coche haría falta mucho mas, además esto lo haces en forma voluntaria.

–       Si claro que me gusta, pero que mas haría falta?

–       Para un coche, por lo menos habría que probar ese culito tan precioso que tienes.

Ella me miro con extrañeza en la cara, me hace un mohín, se va hacia la casa luego se vuelve y me dice ya veremos, mejor comienza a juntar dinero.

Otro dia les contare si le compre el coche.

Bir Cevap Yazın

Aşağıya bilgilerinizi girin veya oturum açmak için bir simgeye tıklayın:

WordPress.com Logosu

WordPress.com hesabınızı kullanarak yorum yapıyorsunuz. Log Out / Değiştir )

Twitter resmi

Twitter hesabınızı kullanarak yorum yapıyorsunuz. Log Out / Değiştir )

Facebook fotoğrafı

Facebook hesabınızı kullanarak yorum yapıyorsunuz. Log Out / Değiştir )

Google+ fotoğrafı

Google+ hesabınızı kullanarak yorum yapıyorsunuz. Log Out / Değiştir )

Connecting to %s